scroll_1 scroll_6 scroll_8 scroll_7 scroll_9 scroll_4 scroll_5 scroll_2 scroll_3 scroll_10

Garabandal - mensajes y estudios

Si no cambiamos vendrá un castigo muy grande

Garabandal - mensajes y estudios

En Los Pinos, tras el Gran Milagro, quedará una señal permanente

Garabandal - mensajes y estudios

Vengo por mis hijos con el deseo de acercarlos a nuestros corazones

Garabandal - mensajes y estudios

Todos los montes y las islas fueron removidos de su sitio (Ap. 6,14)

Garabandal - mensajes y estudios

El Aviso nos lo manda para purificarnos, para hacernos ver el Milagro

Garabandal - mensajes y estudios

Como si un nuevo Nazaret se tratase

Garabandal - mensajes y estudios

En los montes de Israel caerás tu, tus huestes y los pueblos que van contigo (EZ. 39,3)

Garabandal - mensajes y estudios

Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando

Garabandal - mensajes y estudios

Será como si dos astros chocaran

Garabandal - mensajes y estudios

Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación, pedidnos sinceramente y Nosotros os lo daremos

Astros, asteroides y meteoritos en las profecías bíblicas de los últimos tiempos

Pin It

Astros_asteroides_meteoritos_en_profeciasEn mi libro Astronomía Sagrada y el Fin de los Tiempos explicaba como la Sagrada Escritura enseña que las estrellas son algo más que elementos químicos sometidos a leyes físicas para que las estudien los científicos de la Nasa. Allí se muestra que los cielos fueron dispuestos con inteligencia[1] para proclamar de noche en noche, sin palabras, a toda la Tierra[2] un mensaje colosal sobre la gloria de Dios[3]. Ahora me gustaría considerar que ese mensaje se compone de dos tipos de fenómenos estelares distintos: los regulares y ordenados como el movimiento de los planetas, del fondo de la estrellas cada noche o de la Tierra alrededor del Sol,… y otros que son inesperados o difícilmente predecibles como las supernovas, los cometas, la mayoría de los asteroides y meteoritos o las explosiones solares.

Sobre la sabiduría divina que emana de los fenómenos estelares regulares he tratado abundantemente no sólo en el libro citado sino en diversos videos de mi canal Youtube. Fruto de esa sabiduría, los Reyes Magos llegaron a Belén en el tiempo oportuno a adorar al Niño Dios y conocían de antemano su naturaleza e historia futura de dolor y de victoria que tendría lugar en dos momentos históricos distintos. También esos movimientos regulares nos muestran señales en el Sol, la Luna y las estrellas[4] relativas a los últimos tiempos como las que explicaba en mi video sobre la señal de las primicias o las que marcan la fecha de la señal de la Mujer descrita en el Apocalipsis[5]

En este breve artículo quiero hacer ahora referencia a los otros fenómenos astronómicos inesperados, que también forman parte del conjunto de profecías bíblicas sobre los últimos tiempos y que con frecuencia son objeto de alarmas nada fundamentadas, normalmente orquestadas por predicadores protestantes, que finalmente resultan en un descrédito de la profecía sagrada. Un ejemplo de ellas es la que circula estos días en la red sobre un asteroide que caerá en el océano Atlántico hacia el próximo 23 de septiembre del 2015, provocando una gran catástrofe en la que se unen gigantescos tsunamis sobre la costa Este de Estados Unidos y terremotos por el rompimiento de placas tectónicas que forman la corteza terrestre, entre otras cosas.

En primer lugar hay que decir que es cierto que fenómenos astronómicos parecidos están profetizados en la Sagrada Escritura y ahora realizaré un rápido repaso a ellos, pero siempre se mencionan ordenados hacia un fin espiritual y sucediendo en el momento oportuno dentro del plan divino de los últimos tiempos tanto por su orden cosmológico como por el objetivo espiritual que persiguen. Todo lo contrario a los planteamientos de las alarmas que se vocean en internet por este tipo de predicadores fantasiosos, provenientes de sectas o de denominaciones protestantes, que sacan de su contexto los datos científicos y los de la Escritura Sagrada.

Antes de hacer un repaso e estos fenómenos profetizados conviene tener en cuenta el principio que enseña el libro de la Sabiduría para todo este tipo de circunstancias especiales de la naturaleza: la creación, sirviéndote a ti, su Hacedor, se embravece para castigo de los inicuos y se amansa en favor de los que en ti confían[6]. Por tanto, lo mismo que ocurrirán fenómenos catastróficos para castigo de los inicuos, habrá otros acontecimientos de la naturaleza para defensa de los que confían en Dios. Es decir, la creación juega a favor del Creador y de acuerdo con sus intereses.

De acuerdo con este planteamiento, en el Apocalipsis aparecen distintos fenómenos astronómicos inesperados cuyos protagonistas son grandes astros, asteroides, meteoritos, granizo de gran tamaño y explosiones solares. Veamos cada uno de ellos.

Grandes astros

Evento_astronomico_1El principal es el mencionado en el Sexto Sello[7] , que es capaz de eclipsar el Sol por su tamaño y provocar un gran terremoto en la Tierra, haciendo que el cielo se enrolle como un libro y cambiando la posición geográfica de todos los montes y las islas. Este es el astro del Aviso del que he tratado con detalle en el libro “Garabandal, 50 años después” y en el video número 6 de la serie sobre Astronomía Sagrada. Aunque este gran astro no impactará con la Tierra, una de las consecuencias de su paso cercano será el vuelco de los polos geográficos y asociado una importante inundación de las costas en todo el mundo, mencionada en decenas de profecías de la Escritura, de Apariciones Marianas y de santos, de la que he tratado específicamente en el video número 9 de la serie Complementos sobre la Onda de Marea Global. Los últimos datos sobre el seguimiento y posible aparición de este gran astro están al final del video 16-B de la Serie Complementos que realiza un resumen actualizado de los últimos tiempos.

Asteroides

Evento_astronomico_asteroide La diferencia con el gran astro anterior es su tamaño y el hecho de que si impactará con nuestro Planeta. La descripción del hecho está en la tercera trompeta del Apocalipsis[8]:   cayó del cielo una estrella grande, ardiendo como una antorcha. Cayó sobre la tercera parte de los ríos y sobre los manantiales de agua. La estrella se llama Ajenjo. La tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo, y mucha gente murió por las aguas, que se habían vuelto amargas. En la segunda parte del libro “Reflexiones al hilo del Apocalipsis” comento con detalle este impacto, sus consecuencias en la naturaleza, el remedio que según la Sagrada Escritura habrá que utilizar para potabilizar las aguas amargas y el momento del impacto, que también incluyo en el Cronograma detallado de los últimos tiempos. En pocas palabras, como dice el Apocalipsis y en contra de lo profetizado en internet, el impacto no será en el mar sino en el continente. El nombre del asteroide habla de radioactividad y el momento será al menos “media hora” después de producirse el paso del gran astro anterior. En mi opinión esto significa media órbita de la Tierra ó 6 meses después. En el video número 2 de la Serie Complementos sobre la hipótesis del Planeta 7X,  a partir del minuto 14:00, se muestran diagramas del paso del gran astro y el impacto de Ajenjo varios meses después y en relación con la órbita de aquel.

Meteoritos

Los meteoritos son objetos de un pequeño tamaño, entre centímetros y pocos metros, que caen a la superficie de la Tierra desde el espacio sideral. En el Apocalipsis se habla de ellos en relación con el paso del gran astro del Aviso pues las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera suelta sus higos verdes al ser sacudida por un viento fuerte[9].     Su tamaño como los higos hace que los efectos sean muy locales y aleatorios. Parece que estos objetos son parte del polvo astronómico que arrastra el gran astro del Aviso consigo y que de un modo u otro  terminan cayendo sobre nuestro planeta.

Granizo de gran tamaño

Evento_astronomico_meteoritosEste fenómeno aparece tres veces en el Apocalipsis. La primera ocasión es en la primera trompeta: pedrisco y fuego mezclados con sangre,  fueron arrojados sobre la tierra: la tercera parte de los árboles quedó abrasada, toda hierba verde quedó abrasada[10]. El momento es anterior al choque del asteroide Ajenjo y también queda reflejado su origen astronómico y momento en el video nº 2 de la serie Complementos citado anteriormente. La segunda granizada ocurre cuando se abrió el Santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el Santuario, y se produjeron relámpagos, y fragor, y truenos, y temblor de tierra y fuerte granizada[11] Es posible que el momento sea poco antes del Milagro pues el siguiente versículo comienza la narración de la señal de la Mujer, de la que trato extensamente en mis tres libros y en numerosos videos como en el titulado “El Milagro de Garabandal tras la muerte de Joey Lomangino”. La tercera y última ocasión será durante el desarrollo de la séptima y última copa, ya cercano al final de los tiempos: Entonces todas las islas huyeron, y las montañas desaparecieron. Y un gran pedrisco, con piedras de casi un talento de peso, cayó del cielo sobre los hombres. No obstante, los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del pedrisco; porque fue ciertamente una plaga muy grande[12].             El peso de un talento, según distintas fuentes consultadas, lo hacen variar entre… ¡¡21 y 60 kilogramos!!

Explosiones solares

Este fenómeno se menciona sólo en la cuarta copa del Apocalipsis, es decir también hacia el final del periodo de la gran tribulación y se describe como sigue: El cuarto derramó su copa sobre el sol; y le fue encomendado abrasar a los hombres con fuego, y los hombres fueron abrasados con un calor abrasador. No obstante, blasfemaron del nombre de Dios que tiene poder sobre tales plagas, y no se arrepintieron dándole gloria[13]

Otras posibles profecías astronómicas

Además de las anteriores profecías de la Sagrada Escritura, existe otra que menciona el choque del asteroide Eros con la Tierra proveniente de las Apariciones Marianas del Escorial en España. Este objeto es bien conocido astronómicamente como parte del cinturón de asteroides. Tiene una forma de patata alargada de 33 kilómetros de largo. Su órbita es estable. lejana e inclinada sobre el plano de la eclíptica por lo que nada hace pensar en un desequilibrio que llegara a afectar a nuestro planeta. Sin embargo posteriormente a las apariciones de Prado Nuevo han aparecido en el mismo sentido unos mensajes en Colombia de Dios Padre que profetizan la desestabilización de dicho asteroide a partir de la explosión de una de las lunas del planeta Júpiter denominada Io. La distancia y la carambola tridimensional y en curva necesaria para que ocurra finalmente el impacto de Eros con nuestro planeta no es algo imposible, pero si de bajísima probabilidad astronómica y aún más dentro del plazo que las hipótesis de la Astronomía Sagrada calculan para el final de los tiempos, es decir en el año 2020. Para ello, Io debería explotar como máximo dentro del año 2016 y esto sería muy visible en el firmamento. Por otro lado, aún no he encontrado encaje para este suceso dentro de la Sagrada Escritura. No obstante lo menciono aquí por el hecho de ser muy conocido en ciertos ambientes de internet.

Conclusión

Durante el periodo de la última semana de Daniel que comenzó según las hipótesis de la Astronomía Sagrada en marzo del año 2014, hay distintas señales astronómicas profetizadas en la Sagrada Escritura que resultarán inesperadas para los científicos porque provienen del espacio sideral y no corresponden a movimientos regulares de los astros conocidos. En todas ellas la finalidad que indica la Sagrada Escritura es que los hombres se arrepientan de sus pecados, aunque no siempre se conseguirá. Las profecías de otros acontecimientos inesperados de origen astronómico fuera de las mencionadas, deberían clasificarse como falsa profecía con interés de alarmismo social, económico, etc., más que realizadas con la intención de conseguir una verdadera conversión espiritual de las personas.



[1]   Proverbios 3, 19

[2]   Salmo 19, 3-4

[3]   Salmo 19, 1

[4]   Lucas 21, 25

[5]   Apocalipsis 12, 1

[6]   Sabiduría 16, 24

[7]   Apocalipsis 6, 12-18

[8]   Apocalipsis 8, 10-11

[9]   Apocalipsis 6, 13

[10]     Apocalipsis 8, 7

[11]     Apocalipsis 11, 19

[12]     Apocalipsis 16, 20-21

[13]     Apocalipsis 16, 8-9

Pin It

Novedad

Buscar en la web

Lo más vendido