Efectos personales

Pin It

Dios Padre y el Aviso de Garabandal   Además de los fenómenos naturales del Aviso de Garabandal hay un segundo tipo de hecho asociado al vuelco, de carácter personal, interno y espiritual. Simultáneamente a la corta duración del fenómeno natural del Aviso, se produce un estremecimiento interno en todos los hombres, cuya causa es que se han encontrado a la vista del que está sentado en el trono y del Cordero (Ap. 6, 16). No existe un antecedente histórico semejante. Toda la humanidad ve a Dios en su trono. Cuando el planeta vuelca asemejándose a un libro que se enrolla,  simultáneamente ante la vista de Dios, se desenrolla el libro dela vida (Ap. 3,5) de cada uno, que contiene las obras por las cuales seremos juzgados (Ap. 20,12). El encaje entre lo anunciado por la Sagrada Escritura y por la Virgen en Garabandal es perfecto.

   El Aviso de Garabandal será algo análogo al juicio particular posterior a la muerte, que tiene cierto parecido a lo que muchas personas sintieron cuando han estado a punto de perecer de modo inesperado en un accidente. En los últimos segundos ven con nitidez y detalle la película de su vida. El tiempo subjetivo se estira durante este suceso, que es un prolegómeno consciente de su inmediato juicio personal. Si este juicio continúa adelante, el alma al ver sus imperfecciones y pecados, comprende la distancia que le separa de Dios y de gozar de su Grandeza, para la que ha sido creada y toma por si misma el camino del lugar de premio, purificación o castigo, que en consecuencia le corresponde. Ante este hecho único en la historia, es necesaria una prudente actitud de preparación personal con la antelación posible.

 

    El hecho también insólito de que después de este juicio interno y real se siga viviendo supondrá hacerlo con el empuje mismo de haber estado frente a Dios. Ver a Dios no deja indiferente al corazón del hombre. En caso positivo, ver a Dios produce una sed insaciable de Dios mismo. Haber conocido con claridad lo que se debe enmendar para acercarnos a Él, será lo más semejante a vivir con la llama de amor purificadora con la que viven las almas del Purgatorio. Los que antes no conocían a Dios, lo buscarán en adelante con ansia y mendigarán quién les hable de Él. Pero también se dará la respuesta negativa en otros hombres. Esto les causará desesperación y endurecimiento del corazón y así dicen a los montes y las peñas: Caed sobre nosotros y ocultadnos (Ap. 6,16).

   Ambas determinaciones frente a la visión de Dios van a marcar el desarrollo histórico subsiguiente al Aviso de Garabandal como un tiempo de características difíciles. A partir de entonces nada será como antes. La indiferencia ante Dios no cabrá. Cada hombre estará claramente ante la disyuntiva de seguirlo o rechazar a Dios a quien ha visto. Como resultado se producirá una mayor radicalización en las manifestaciones personales y sociales del Bien y el Mal y una lucha más intensa entre ambos.


Pin It

Destacado

Canal de Vídeo

Visita nuestro canal de vídeo con contenido relevante y actualizado

Visitar canal

Lo más vendido

Actualidad

Garabandal en las Redes Sociales

Comparte

Síguenos

Categorías de la tienda