Defensa del Papa Francisco

Pin It

Rafael ArangoRecientemente me escribió Rafael Arango, conocido divulgador colombiano de los últimos tiempos, recriminando mi reciente defensa pública en Youtube del Papa Francisco. Esto me llevó a ordenar de nuevo los argumentos que subyacen en esa defensa y los expuse así:

Lo primero deseo reiterarle mi amistad y aprecio por toda tu extensa labor de formación, asistencial y de divulgación que realizas con tanto esfuerzo, a través de las distintas iniciativas que has promovido a lo largo de tu vida. Cualquier diferencia que pudiéramos tener en otros aspectos, nunca podrá anular mi profunda estima por toda esa tarea, que espero Dios siga bendiciendo a manos llenas y con ella consigas un lugar muy alto en el Cielo. Yo soy el primero que he aprendido mucho de la generosidad de tu corazón, del modo natural con que sobrellevas los muchos dolores de tu vida y de la amplitud de miras espirituales con las que abordas las cuestiones materiales y espirituales, por lo que también me considero muy honrado con tu amistad.

Pero ahora debo hablar de nuestro principal punto de discrepancia actual. Lo primero tengo que decir que no siento especial empatía personal por su modo de ser, como tampoco con los otros Papas que he conocido. Mi consideración surge exclusivamente del amor a nuestro Señor en tanto que Él quiso que tuviéramos una persona de carne y hueso como “piedra” visible y Vicario suyo en la tierra, sobre el que Él mismo quería edificar su Iglesia. Todos somos iglesia y por tanto a través del Papa, sea quien sea, Cristo construye nuestro edificio espiritual, esa piedra viva que forma parte del conjunto de su Esposa, que es la Iglesia. Sin el Papa nos faltaría un cauce de acción importantísimo de Dios para nuestras vidas. En el correo veo que ya lo has juzgado como el esperado Falso Profeta del Apocalipsis. Un resumen de las características profetizadas sobre este personaje son:

  • Apoyará con su predicación a un líder mundial absolutista conocido como Anticristo que reclamará para sí la adoración como Dios.
  • Para ello, entre otros prodigios hará bajar fuego del cielo (Ap. 13, 12-13).

Suenos Don BoscoYo, que no me tapo los ojos ni vivo en otra realidad, aún no he visto estos signos profetizados cumplirse. Por el contrario, veo que en plena tormenta doctrinal y entre las aguas agitadas de la confusión, él se arrima cada día más a los famosos dos pilares de los últimos tiempos con su predicación y su ejemplo: la Eucaristía y la Virgen. Recuerda los sueños de Don Bosco que tantas veces has comentado. Este es el primer Papa que ha realizado públicamente Adoración a la Eucaristía y rezo del Rosario en la Plaza de San Pedro, con las cámaras de televisión transmitiendo al mundo entero. También observo que hoy se repite a escala global con el Papa Francisco aquello que el Evangelio de San Mateo (22,15) y San Lucas (20,20) dice hicieron con nuestro Señor: algunos fariseos hipócritas que estando al acecho, enviaron espías que simulaban ser justos, para sorprenderle en alguna palabra, y así entregarlo a la potestad y autoridad del Procurador. Así interpreto yo lo que denominas “frases al desgaire y frecuentes metidas de pata o de lengua”. Cuando pudiera haberse producido algún malentendido en este sentido, la actitud correcta en los cristianos sería aquella de los hijos buenos de Noé ante su padre accidentalmente borracho, en vez de lo que hizo Cam (Gen. 9, 22-27) que por ello arrastra una importante maldición para toda su descendencia. El Papa, sea quien sea, es el continuador, tras la marcha del Señor al Cielo, de la figura del “Ungido del Señor” en el Antiguo Testamento. Moisés después de los Patriarcas fue escogido por Dios para guiar a su pueblo elegido. El capítulo 12 del libro de los Números narra que en cierta ocasión sus hermanos Aarón y María murmuraron contra él a causa de su mujer no hebrea. Dios los reprendió con severidad, María inmediatamente quedó leprosa y sólo entonces Aarón reconoció la necedad de sus comentarios. Un poco más adelante, Saúl a pesar de ser el “ungido del Señor” mandó matar a David por cuestión de celos. En su huida, David tuvo la oportunidad de acabar con Saúl, sin embargo no lo hizo porque consideró: ¿Quién alzó su mano contra el ungido del Señor y quedó impune? (1 Sam 26,9) Por el contrario, cuando David era el mismo el ungido del Señor, su hijo Absalón se alzó contra él y le arrojó de Jerusalén autoproclamándose rey. Poco después el arrogante usurpador moría enredado por sus cabellos en una encina y tres dardos en el corazón (2 Sam 18, 14) y su ejército dispersado, a pesar de la orden en contra que había dado David. De algún modo en todo ungido del Señor se cumple aquella frase de Isaías que nuestro Señor leyó en la sinagoga de Nazaret: Papa Francisco Papa BenedictoEl Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque el Señor me ha ungido. Me ha enviado para llevar la buena nueva a los pobres, a vendar los corazones rotos, anunciar la redención a los cautivos, y a los prisioneros la libertad; para anunciar el año de gracia del Señor (Isa 61, 1-2). Por tanto, atacar al ungido del Señor nunca ha salido gratis. Lo siento por Ferrara, o Bowring, o Schneider, o Villasana, o… Y seguir al ungido, por el contrario, es tener la bendición de Dios.

Seguramente al llegar a este punto me dirás lo que Villasana, Socci y otros afirman: su elección fue inválida por un motivo u otro. Tampoco aquí estoy de acuerdo ante todos esos argumentos que han barajado unos u otros. Mi decisión se basa en la propia actitud visible de sumisión pública y obediencia manifiesta del Papa emérito Benedicto XVI hacia el propio Papa Francisco, que ha reiterado docenas de veces en los últimos tres años. Por otro lado, tengo de primera mano el dato de que la falta de fuerzas para gobernar la Iglesia que alegó Benedicto como motivo principal de su dimisión, era una realidad objetiva cuya causa no se descubrió hasta que le realizaron un chequeo médico completo en marzo del 2013 en Castelgandolfo y entonces le descubrieron leucemia. Hoy ha sido tratado clínicamente y ya está curado. Esto invalida todas las suposiciones de tramas conspiradoras, etc., que se alegaron para mostrar una supuesta falta de libertad y que el mismo Benedicto desmintió públicamente.

Al terminar la segunda parte del Sínodo de la Familia escribí un breve artículo que  hace mención a aspectos doctrinales de su Magisterio que te preocupan y a mi visión de su futuro próximo, de acuerdo con mi interpretación de las profecías.

 

Si como dices, hasta ahora te parecía que mi defensa del Papa era visceral, espero que ya lo veas de otro modo, con los datos y argumentos que te aporto. Nada más. Recibe un fuerte abrazo y da mis recuerdos cordiales al Dr. Galat.

Pin It

Destacado

 

Buscar en la web

Lo más vendido

 

Actualidad