Los dos árboles centrales del jardín del Edén

Pin It

manzano_pinos_250  La historia de Garabandal comenzó en un manzano y concluirá en un pino-abeto. Los dos árboles  centrales del Génesis: el manzano símbolo del árbol de la ciencia del bien y del mal y el pino-abeto recuerdo del árbol de la vida, que revivimos cada nueva Navidad. En el primero las niñas encontraron al Ángel. En el segundo quedará la señal del gran Milagro que vendrá para convertir al mundo. Entre ambos un empinado camino, lleno de abundantes piedras de tropiezo, que recuerda la historia de la humanidad y la de las apariciones de Garabandal hasta ahora.

   Cuando comenzaron las apariciones a cuatro sencillas niñas, la ciencia se hizo cargo del caso. Encontró… ¡nada!: normalidad psíquica, inexplicable ausencia de cansancio físico, fenómenos indescifrables... Efectivamente la ciencia con su explicación de reacciones químicas o la disección neuronal del cerebro humano no puede llegar a leer un solo pensamiento del hombre.La ciencia es instrumento equivocado para entender lo que sucedía en Garabandal.

   La verdad estaba oculta tras lo visible. Lo aparente soportaba algo insondable que no se podía ver con los ojos del racionalismo, sino que necesitaba de una mirada espiritual para alcanzarlo. El núcleo del mensaje no se podía captar por lo externo de un éxtasis, por pinchar o deslumbrar a las videntes en ese estado o viendo cómo subían o bajaban cuestas de día o de noche a velocidades sorprendentes sin tropezar.El mensaje se escondía tras esos velos externos, como en los sacramentos de la Iglesia la gracia invisible se apoya en los signos visibles. En ellos, tras el agua natural, la simpleza del aceite, el pan, el vino o las palabras hay un poder que excede a la ciencia y la razón.

   Mayoritariamente ante los sucesos de Garabandal los hombres han evitado la mirada espiritual. Incansablemente se repite lo externo y llamativo de los éxtasis y los pocos datos de importantes sucesos profetizados sin comprenderlos. Pocos, sin embargo hablan de lo que la Virgen enseñó como madre amorosa a sus pequeñas hijas: obedecer a sus padres, valorar los anillos matrimoniales signo de alianza indisoluble, tener modestia en el vestido y en los adornos exteriores, distinguir entre juegos sanos y actividades o lugares de ocio inadecuados para el espíritu, vivir una vida espiritual práctica entrelazada con las obligaciones ordinarias de asistir a la escuela y colaborar en las faenas del campo, comenzando por santiguarse al principio del día, practicar la frecuencia de sacramentos, hasta el punto de hacer que el Ángel les llevara la Sagrada Comunión los días que faltaba el sacerdote en el pueblo, rezar diaria y pausadamente el Santo Rosario, hacer pequeños sacrificios, visitar al Santísimo Sacramento, llevar consigo objetos piadosos que elevan el pensamiento a Dios, orar por los antepasados ya difuntos, etc. Todas estas enseñanzas verdaderamente importantes nada aportaron a los informes de la ciencia médica, ni importaron a la ciencia teológica que estudió el asunto.

   Las herramientas racionalistas tampoco entendieron el mensaje profético que se recordaba al mundo, perfectamente insertado en el plan de la Redención que exponen las Sagradas Escrituras. El manzano y el pino-abeto transmiten mensajes bíblicos sencillos que mayoritariamente no se han sabido captar. Pero los hechos son tozudos y la Virgen insistía a las niñas que los incrédulos, en el momento oportuno, creerán.

   Ese momento oportuno en que creerán coincide con el hecho central profetizado en Garabandal, el gran Milagro, cuyo objetivo es convertir a todo el mundo, no solo a Rusia. Pero aunque el Milagro hará que todos crean, no es seguro que todos los hombres se conviertan. Como el diablo, que aunque cree en la existencia y poder de Dios, se rebela contra Él y le combate. Porque conocer la verdad no implica necesariamente aceptarla y amarla. Y así después de mostrarla, Dios no la impone sino que vendrá lo que anunció San Pablo:a los que no amaron la Verdad que les hubiera salvado, Dios les envía un poder engañoso para que crean en esa mentira y así sean condenados, todos los que no confiaron en la verdad y se complacieron en la injusticia (II Tesalonicenses 2, 11-12).

   A partir del hecho crucial del gran Milagro de Garabandal, el mayor Milagro en la historia después de la Resurrección de Jesucristo, comenzará el desenlace final del Plan de Redención, la batalla de losúltimos tiempos que concluirá en la gran derrota del Dragón, sus ángeles, su falso profeta y todos los que aceptaron la marca de la Bestia y con ella su mentira. Después otros tiempos históricos llegarán radicalmente distintos: los que nos mostrará también el gran Milagro de Garabandal

Pin It

Destacado

Canal de Vídeo

Visita nuestro canal de vídeo con contenido relevante y actualizado

Visitar canal

Lo más vendido

Actualidad